Mándala ganchillo, colores rosa. Mis tejidos.

 

¡Hola! ¿Qué tal?

En el día de hoy os quiero mostrar un mándala que hice con varios colores rosa y beige.

Se trata de un tejido al detalle, muy delicado de hacer, con un disfrute creativo importante.

Y es que para mi tejer es un ejercicio de complejidad, a veces, me gusta tejer de modo que no pueda hacer nada más, captando toda mi atención, con toda la concentración que exige tener que evitar todo error y contar todos los puntos o pasos a seguir.

Y lo puse en el aro que mi abuela guardaba para hacer un bolso en su caja de labores para crear un vinculo con quien me ofreció la genética necesaria para facilitarme el ejercicio de tejer cosas complejas, pues si realmente no hubiera una conexión entre las familias, muchas cosas, no se pueden obtener, hacer o expresar.

 

Vivimos en un mundo donde llevarse mal con los padres está aceptado como un factor de liderazgo, siendo así la línea psicológica de hace un tiempo, eliminar el vínculo familiar para empoderarse. Yo siempre he creído que es un error, aunque tuve relaciones complejas con mi familia, a veces insuperables, siempre pensé que lo completo de mi ser es mantenerse unida a la rama del árbol que te propuso la existencia.

No siempre es fácil, aun provoca dolor, pero hay que reconocer que si no nos ayudamos entre nosotros (los nuestros) poco mundo nos queda por convivir.

 

Colgué el mándala en la pared y mi madre le puso unas flores que a lo mejor no formaban una unión entre la idea que yo había pensado y la suya, lo hizo sin pedir permiso, con total inocencia, pues pensó (ciertamente) que el mándala debía tener unas flores que colgaran.

 

Pude enfadarme, decirle que no debía participar en mis creaciones, pude decirle que no estaba bonito, que mi idea era distinta a la suya.

Pude hacerlo pues había pasado mucho tiempo tejiendo ese mándala y no me había pedido permiso.

Pero no lo hice, lo vi bonito, vi el aro de mi abuela, las flores de mi madre y el mándala tejido por mí.

Vi la belleza de la unión y la diferencia.

Y me sentí feliz, de ser capaz de ver la belleza de la familia y la psicología humana, sin perder mi parte, más bien completarla.

(Aunque cueste trabajo mundo cruel)

 

¡Buen fin de semana!


 

Formulario de suscripción de milcentdeu.com

Interacciones con los lectores

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.